Publicado: 24 de Octubre de 2017

Nuevas investigaciones se están llevando a cabo y sugieren que el SE (el sistema estomatognático, que se trata del conjunto de estructuras destinadas a cumplir las funciones de masticación, deglución aspiración/succión, y fonación), tiene una estrecha relación con las posiciones del cráneo, la columna cervical, las estructuras infra y suprahioideas, la cintura escapular, la columna torácica y lumbar. Es decir, debido a estas estrechas relaciones anatómico-funcionales, los llamados TTM (trastornos temporomandibulares) y las malas oclusiones pueden influir en nuestra postura.

El SE es una región corporal en cuyo estudio e investigación confluyen distintos especialistas entre ellos los fisioterapeutas, sobre todo por las repercusiones que puede acarrear a la postura o lo que es lo mismo al resto del cuerpo.

El movimiento es vida y el ser humano al no ser un objeto rígido e inerte, nunca esta en un perfecto equilibrio mecánico. Es decir, se debe adaptar a cada instante no olvidemos que las posturas y posiciones son movimientos detenidos en el tiempo y espacio. Con lo cual podemos definir una buena postura como aquella que se adapta a cada instante para recuperar el equilibrio, la eficiencia  energética, y aquella que no repercute negativamente en la salud e integridad del individuo.

Al fin de cuentas el control postural durante el día a día (la deambulación, bipedestación, sedestación, etc.) representa la capacidad del organismo para mantener el CDG (centro de gravedad) dentro de la base/área de sustentación, en otras palabras, dentro de los límites de la estabilidad, CGN (centro de gravedad neutro).

Las malas posturas por el contrario son mal adaptaciones por deficiencias biomecánico-funcionales que crean descompensaciones, sobre cargas, sobre esfuerzos, que pueden afectar a diferentes partes del cuerpo, como pueden ser músculos, ligamentos, discos, nervios, tendones, etc.

A grandes rasgos podemos decir que las malas posturas se podrían originar de tres maneras:

A)   Cadena ascendente, donde el origen del mal posicionamiento puede estar relacionado con mal alineaciones de los miembros inferiores y del apoyo plantar o pelvis.

B)   Cadena descendente, donde el origen del mal posicionamiento puede estar relacionado con maloclusión dental, TTM, trastornos visuales y del SE.

C)   Cadena de tipo mixta, donde se pueden ver ambas alteraciones.

En el caso particular de la mandíbula y de las maloclusiones se ha observado que con mayor frecuencia mal posicionamientos craneocervicales pueden influir en la mordida, pero no obstante, también se han documentado casos en los que la mandíbula influía en el posicionamiento cráneo-cervical y corporal.

Varios estudios han mostrado que pacientes con TTM presentan una excesiva posición anteriorizada de la cabeza, llevando el CDG a una posición más adelantada CGA (centro de gravedad anterior) y originando con ello toda una cadena de acontecimientos como son acortamiento de la musculatura cráneo cervical posterior y del ECOM (esternocleidooccipitomastoideo), acortamiento de la musculatura pectoral, acortamiento de los músculos erectores lumbares, retroversión de la pelvis y acortamiento de los gemelos, soleo (pantorrilla) que intentan corregir el desequilibrio por la anteriorización del CDG o CGA.

También se puede presentar el caso contrario, aun que, en menor medida. Un TTM con un desplazamiento posterior de la cabeza con un ligera rectificación cervical lo que originaria un CGP (centro de gravedad posterior) y la consecuente repercusión en la postura.

Un estudio revelo una alta prevalencia de TTM en pacientes con dolores persistentes en la región cervical, hasta un 90% de estos pacientes presentaban algún tipo de TTM.

La AAOP (american academy orofacial pain / academia amaricana del dolor orofacila) puso de manifiesto la gran relación entre los TTM y la columna cervical y reconocen que esta relación NO esta limitada ha esta región, sino, con la totalidad del cuerpo.

No podemos olvidar que varios expertos en posturología advierten que se debe observar al paciente de una manera mucho más global, pues en la postura pueden influir factores orgánicos/viscerales y emocionales.

Uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos los terapeutas, es el de ser capaces de identificar si los problemas posturales son de tipo ascendente (se originan en las porciones inferiores del cuerpo), o por el contrario son de tipo descendentes (se originan en la parte superior del cuerpo) ¿qué fue antes? ¿el huevo o la gallina?. A menudo se trata de alteraciones de tipo mixtas.

Héctor Chávez Castellanos

QIKHRONOS Fisioterapia, Osteopatía & Acupuntura

C/ Caracas nº6 Bajo Interior Izquierda (EFO).

Metro: Alonso Martínez / Rubén Darío.

Tlf: 646 76 35 80.