Publicado: 12 de Diciembre de 2016


La lumbalgia es un problema que afecta en torno al 70-80% de la población general en algún momento de su vida, de los que un 15% aproximadamente tienen un origen claro, pero el 85% restante se considera inespecífico o inclasificable, siendo en estos casos donde el tratamiento convencional ha fracasado.


En las lumbalgias los datos fundamentales son los que provienen de la exploración aunque se observe alteraciones estructurales no se puede atribuir la clínica del paciente directamente a las alteraciones de las pruebas de imagen, ya que, la sintomatología está sujeta a factores posturales, motivacionales, funcionales y no cambia la actitud terapéutica.


En el estudio ITACA (“Impacto del Tratamiento Analgésico sobre la Calidad de vida en Algias”) se observa que de 907 pacientes el 52,9% presentan lumbalgia y la mayor parte de estas lumbalgias presentan un componente radicular, seguida de la osteoartritis (33,9%), cuya ubicación más habitual es la columna lumbar.


En los países occidentales es la primera causa de discapacidad laboral de origen musculoesqueléticoy segunda causa de discapacidad laboral general, por detrás de las infecciones respiratorias. Esta patología se ha convertido en un grave problema de salud en la sociedad occidental, por su elevada frecuencia y repercusión social, laboral y económica con las consecuentes repercusiones, profesionales, familiares, sociales y psicológicas para quienes la padecen. Hasta el punto que el 29% de los pacientes acaban por padecer depresión.


En nuestro país, la lumbalgia es la enfermedad con mayor prevalencia en la población adulta de más de 20 años, con un 14,8% de lumbalgia puntual y una prevalencia del 7,7% de lumbalgia crónica.

La clasificación etiológico-clínica de las lumbalgias se puede dividir en dos grandes grupos.

·      Las lumbalgias mecánicas, que a su vez se dividen en alteraciones estructurales y por causa de traumatismo.

·      Y las lumbalgias no mecánicas, que se dividen en inflamatorias, infecciosas, tumorales, no vertebrales y viscerales (dolor referido) y otras causas.



Muchos autores coinciden en hacer tres grupos para clasificar la evolución de la lumbalgia (lumbalgia aguda, lumbalgias subagudas y crónicas), pero hay falta de consenso para delimitar el periodo correspondiente a cada grupo.


Atendiendo a los factores etiológicos la causa específica de la mayoría de los dolores lumbares, tanto agudos como crónicos, son las alteraciones de las diferencias estructuras que forman la columna vertebral, como ligamentos, músculos, discos, y vértebras que pueden deberse a múltiples factores como: traumatismos, esfuerzos excesivos, malas posturas, debilitamiento muscular o sobre carga mecánica entre otros. Sin embargo el dato más destacable en cuanto a su etiología es que el 85% de los casos de dolor lumbar se atribuyen a una causa inespecífica.


El dolor de espalda es actualmente considerado como un síntoma, no como una enfermedad o patología, tiene una etiología multifactorial y ocurre frecuentemente en toda la población, en todas las edades, en todos los estratos sociales y ocupaciones.


En Europa, sólo los costes relacionados con la lumbalgia suponen al año entre el 1,7% y 2,1% del PIB (Producto Interior Bruto). También podemos observar que durante el transcurso de un año el 11% de los hombres y el 7% de las mujeres perderán al menos un día de trabajo por este motivo.


En cuanto al tratamiento resaltar que aparte de la eficacia de la fisioterapia y la osteopatía en el manejo de las lumbalgias, la acupuntura a demostrado ser un tratamiento muy valioso en el alivio del dolor y la restauración de la limitación funcional que sufren estos pacientes.



Héctor Chávez Castellanos

QIKHRONOS Fisioterapia, Osteopatía & Acupuntura.

C/ Caracas nº6 Bajo Interior Izquierda (EFO).

Metro: Alonso Martínez / Rubén Darío.

Tlf:  646 76 35 80.