Publicado: 23 de Junio de 2016

¿Qué es un esguince?

El esguince es un desplazamiento momentáneo de las superficies de contacto de una articulación, a consecuencia de un movimiento normalmente explosivo, brusco y repentino que ha excedido los límites fisiológicos de la articulación.

Algunos datos sobre los esguinces de tobillo:

•       El 75% de todas las lesiones presentes en el tobillo son de tipo ligamentosas.

•       El 85% de estas son secundarias a un esguince en inversión, donde se afecta el ligamento peroneo-astragalino anterior (LPAA), convirtiéndose el esguince externo en la patología más frecuente del tobillo.

•       Representa el 15% del total de las consultas a urgencias.

•       Llega a representar del 20% - 40% de todas las lesiones deportivas.

•       Todo deportista tienen el riesgo doble de sufrir un esguince de tobillo y que este sea recurrente.

•       Y por lo general el 40% e incluso hasta el 70% de los deportistas que han padecido un esguince, vuelven a sufrirlo.

Se distinguen 3 grados dentro de los esguinces:

Grado 1 (Leve): Se produce un microdesgarro de las fibras sin que se vea afectada la estabilidad articular. Existe un dolor ligero y cierta inflamación. No hay pérdida funcional. El LPAA (ligamento peroneoastragalino anterior)se encuentra afectado.

Grado 2 (Grave): Existe rotura parcial de las fibras del ligamento con cierta inestabilidad de la articulación. El dolor pasa a ser moderado e incluso intenso, la inflamación es apreciable y encontramos rigidez en la articulación. Se encuentran afectados el LPAA  y el LPC Ligamento peroneoclacaneo).

Grado 3 (Severo): La rotura del ligamento es total comprometiendo la estabilidad de la articulación. El dolor se hace intenso inicialmente pero va disminuyendo debido a la rotura de fibras nerviosas. La inflamación es evidente y la rigidez articular conlleva impotencia funcional. La fuerza que ha producido la lesión puede llegar a lesionar estructuras musculares y/o osteocondrales. La afectación del ligamento lateral externo (LLE) es completa LPAA, LPC, LPAP (ligamento peroneoastragalino posterior).

Incluso estudios electromiográficos realizados en pacientes con esguince severo del tobillo han demostrado lesiones asociadas de los nervios peroneo común, superficial o profundo y del nervio tibial.

Medidas de actuación:

Como medida de actuación inmediata podemos poner en practica la técnica RICE en ingles (Repose/reposo, Ice/hielo, Compression/Compresión y Elevation/elevación), la compresión a de sostener el tobillo, pero no estrangularlo y en cuanto al hielo su uso se centra en su papel analgésico de 10-15 minutos es suficiente, ya que periodos largos de exposición cortan la cascada inflamatoria que es necesaria para una correcta reparación.

En cuanto al tratamiento fisioterapéutico y osteopático dependerá del grado de lesión, de los antecedentes anteriores, de la musculatura afectada por el espasmo de protección, de las articulaciones comprometidas y bloqueadas. Estas técnicas juegan un papel prioritario en estas lesiones.

En cuanto al ejercicio, ha demostrado ser eficaz en varios estudios

·      Los ejercicios de contracción isométrica (contracción estática) con y sin resistencia (bandas elásticas) en los movimientos de Flexión , extensión, inversión y eversión, el nivel de resistencia así como el tiempo de contracción dependerá del paciente y de la gravedad de la lesión y siempre han de estar bajo la supervisión del fisioterapeuta.

·      También ha demostrado ser eficaz en el tratamiento ejercicios de propiocepción (ejercicios en superficies inestables) han de realizarse siempre después del fortalecimiento muscular y bajo la supervisión del fisioterapeuta, estos ejercicios puede regularse para presentar mayor o menor dificultad, adatándonos así a las necesidades de cada paciente.

 

Héctor Chávez Castellanos fisioterapeuta, osteópata y acupuntor.

C/ Caracas nº6, Bajo Interior Izquierda (EFO).

Tlf: 646 76 35 80.