Publicado: 26 de Enero de 2017

La talalgia plantar o más conocida como fascitis plantar es la lesión más habitual de la planta del pie en personas adultas, se caracteriza por dolor localizado en la zona anterior del calcáneo y el borde interno del pie.


La fascitis plantar significa literalmente inflamación de la fascia plantar (que es una aponeurosis “tendón plano” situado en la base del pie), pero, en recientes investigaciones se ha observado que no siempre se presenta un proceso inflamatorio como tal, sin embargo, es más habitual la presencia de microroturas derivadas normalmente de traumatismos de repetición que desembocan en una degeneración del colágeno de la fascia e incluso necrosis (muerte del tejido) produciendo una fasciosis plantar (degeneración de la fascia plantar), termino mucho más correcto en la mayoría de los casos.


La “fascitis” plantar se estima que afectara al 10% de la población en algún momento de su vida. En el 80-90% de los casos los síntomas remiten a los 10 meses. No obstante este intervalo de tiempo resulta muy frustrante para el paciente. 


Los síntomas más característicos son:

·      Dolor en la planta del pie en especial la cara anterior del calcáneo (base del talón) 52% de los casos y la cara interna del pie (puente) 14%.

·      Aun que el dolor se puede presentar a lo largo del día es más común al comenzar a deambular (andar) por la mañana.

·      Suele aparecer tras un periodo de inactividad física.

·      El dolor aumenta con la bipedestación prolongada y al cargar peso.

·      La flexión dorsal pasiva de la articulación del tobillo y antepie puede desencadenar el dolor.

·      El dolor se puede desencadenar al mantenernos de puntillas.

·      Dolor de tipo quemazón o punzante.

Los factores que pueden contribuir a su aparición son de dos tipos:

·      Intrínsecos: tanto pie cavo como plano, exceso de pronación en la marcha, acortamiento y falta de flexibilidad de la musculatura flexoplantar (gemelos, soleo, flexores de los dedos, etc..).

·      Extrínsecos: apoyo defectuoso por calzado inadecuado, sobre cargas de tipo postural, marchas prolongadas, marchas prolongadas por terrenos irregulares.

El tratamiento de elección en los casos de “fascitis” plantar son ortopodológicos y fisioterapéuticos como son vendajes, estiramientos, ultrasonidos, masoterapia, punción seca y acupuntura.


En  este tipo de lesiones es rara la opción quirúrgica, debido a los escasos resultados satisfactorios y a la existencia de una recurrencia del 30% de los casos.


Como medidas de actuación para aliviar los síntomas se recomienda:

·      El automasaje pisando una pelota de tenis describiendo círculos.

·      El automasaje con hielo al congelar una botella pequeñas de agua apoyar nuestra planta encima y realizar barridos masajeando toda la superficie plantar (el uso del hielo esta más indicado por su acción analgésica más que por su acción antiinflamatoria).

·      Estiramientos de la fascia plantar y de la musculatura flexora plantar.

Héctor Chávez Castellanos

QIKHRONOS Fisioterapia, Osteopatía & Acupuntura.

C/ Caracas nº6 Bajo Interior Izquierda.

Tlf: 646 76 35 80.