Publicado: 13 de Noviembre de 2017

La trocanteritis o bursitis trocantera, es la inflamación de una parte del fémur conocida como trocánter mayor en concreto de su bolsa sinovial o bursa (bursa trocanterea). Estas bolsas sinoviales evitan el roce excesivo de las diferentes estructuras de la anatomía de la cadera.

En la literatura anatómica se han descrito numerosas bolsas sinoviales/bursas en la región de la cadera, pero sólo cuatro de ellas constan como las principales. Las que nos ocupan hoy son las siguientes.

1.    Una bursa de gran tamaño, la bursa trocanterea, separa las superficies de la cara profunda e interna del glúteo mayor del relieve óseo conocido como trocánter y de los músculos rotadores cortos y profundos de la cadera.

2.    La segunda bursa, la bursa glútea, la encontramos entre la inserción del glúteo mayor y el músculo vasto lateral.

Cualquiera de estas bursas pueden estar involucradas en procesos patológicos inflamatorios, pero la más habitual es la bursa situada entre el trocánter y el glúteo mayor seguida de la bursa situada entre el glúteo mayor y el vasto lateral, estas bursas sufren especialmente por mecanismos de fricción aunque también por traumatismos o microtraumatismos.

Algunos datos epidemiológicos son:

·      Aunque, se puede presentar en ambos sexos es más frecuente que la padezcan mujeres con una relación de 3:1.

·      Es más habitual en las edades comprendidas entre los 40-60 años.

·      Una lesión habitual en deportistas sobre todo en los maratonianos y bailarines provocada normalmente por mecanismos de exceso fricción y en los porteros de fútbol estos provocada por microtraumatismos por las caídas.

Las bursas pueden sufrir numerosas patologías principalmente inflamatorias, algunas alarmantes que requieren tratamiento médico como:

·      Bursitis tumoral, por osteomielitis del trocánter mayor (inflamación de la médula ósea y hueso).

·      Bursitis purulenta o hematógena aguda que cursa con infección y formación de material purulento, este tipo de bursitis es alarmante no solo por el proceso infeccioso en sí, si no, por la alta relación que tiene con infecciones de la articulación de la cadera (artritis piógena de cadera).

·      Bursitis secundaria a fractura por estrés del cuello femoral, tipo de fractura que normalmente ocurre por pequeños micro impactos repetitivos.

·      Bursitis por rotura muscular espontanea del tendón del glúteo mediano y también del menor.

Otras de origen nervioso:

·      Bursitis por radiculopatía, normalmente provocada por protusiones o hernias a nivel lumbar.

Sin embargo, LAS MÁS COMUNES, son las que derivan de inflamaciones por impactos o microimpactos:

·      Bursitis por cadera en resorte muy común en bailarines, causada por la banda iliotibial que salta y se desliza sobre el trocánter mayor lo que facilita la irritación e inflamación de la bursa.

·      Síndrome de dolor trocantérico, este síndrome se caracteriza principalmente por no presentar un proceso infamatorio en sí (ni rubor, ni hinchazón, ni calor) solo dolor, es decir, Bursalgia, se desconoce el origen de este tipo de bursalgia, algunas etiologías (orígenes) posibles de esta alteración podrían ser:

§  Dolor miofascial, este tipo de bursalgia podría estar relacionada con la presencia de PGM (puntos gatillo miofasciales) y del SDM (síndrome de dolor miofascial).

§  La bursopatía degenerativa, relacionada con tendinosis, tendinitis degenerativa de los tendones situados alrededor del trocánter.

§  Síndrome de la bandeleta iliotibial o rodilla del corredor que podría afectar al compartimento lateral y generar síndrome de dolor trocantereo.

§  Calcificaciones tendinosas de los tendones relacionados con la bursa trocanterica.

En las bursitis crónicas es importante evaluar la marcha, la pisada, la funcionalidad de la rodilla y las posibles dismetrías de los miembros inferiores, ya que, podrían estar impidiendo la recuperación de la lesión.

En cuanto al tratamiento, no existe un protocolo estándar de aplicación debido a las numerosas causas, algunas opciones terapéuticas pueden variar, desde la aplicación de crioterapia (aplicación de frío), ejercicio terapéutico, stretching (estiramientos), terapia manual, osteopatía, electroestimulación,  electroanalgesia, punción seca/acupuntura, electroacupuntura, etc.

El proceso de cada paciente es único y la aplicación del gran abanico terapéutico dependerá del estado específico de cada paciente. 

Héctor Chávez Castellanos

QIKHRONOS Fisioterapia, Osteopatía & Acupuntura.

C/ Caracas nº6 Bajo Interior Izquierda (EFO).

TLF: 646 76 35 80.